Curiosidades‎ > ‎

09 Vitorio y loschinos


Los mercadillos no sólo son el lugar idóneo para conseguir licras, perfumes y bolsos a precio de ganga sino también para deleitarnos con el peculiar uso del lenguaje de los vendedores, generalmente a voz en grito (“¡Señora, que lo que robo por la noche te lo vendo por la mañana!!”), pero también en formato escrito, con esa singular mezcla de descaro, ortografía libre y humor calé que tanto nos gusta. 



 

 

 


 






 



 
Comments